Tus derechos frente a Ryanair

Tras el huracán provocado por la compañía low cost irlandesa Ryanair al anunciar que iba a cancelar los billetes de avión comprados por Internet en páginas web que no fueran la suya, anunciando al propio tiempo acciones legales contra algunas de las agencias de viajes por Internet más famosas, como es el caso de Atrápalo, eDreams o Rumbo, lo que realmente más nos interesa en torno a toda esta cuestión es saber cuáles son nuestros derechos como consumidores ante una eventual cancelación de dichos billetes de avión.

En todo caso, lo que parece claro es que el anuncio de Ryanair en lo relativo a la cancelación de los billetes de avión comprados en las agencias de viajes por Internet es más una amenaza que otra cosa. Efectivamente, tras el anuncio por la compañía de su intención de proceder a dicha cancelación, se confirma que, hasta ahora, no se ha producido ninguna cancelación de billetes; y es que, con lo que no contaba Ryanair, era con la reacción de la Comisión Europea y el Ministerio de Fomento español, quienes, inmediatamente, se han puesto manos a la obra y han replicado a la compañía irlandesa indicándole que una cosa es ir contra las agencias de viajes por Internet y otra muy distinta es amenazar a los consumidores que compraron sus billetes de avión y que ya han sido emitidos, precisamente, por Ryanair.

Efectivamente, parece que la actuación de Ryanair se incluye, una vez más, en otra de las agresivas campañas publicitarias a que nos tiene acostumbrados la compañía, y, ahora, con la posible intención de atraer las compras de billetes directamente hacia su página web.

En tal sentido, la compañía irlandesa habla de “actividad ilegal” para referirse a la que realizan a través de sus buscadores las agencias de viajes por Internet (incluso en algún momento se atreve a llamar “ilegales” a estas agencias de viajes online, a lo que le ha respondido la Comisión Europea que estas agencias son perfectamente legales), al tiempo que se autoproclama adalid en la defensa de los consumidores al denunciar que estas agencias de viajes aumentan el precio final de los billetes de Ryanair con precios, tasas y recargos adicionales (no olvidemos que, precisamente, Ryanair es una de las compañías aéreas de bajo coste que más denuncias acumulan precisamente por realizar este tipo de prácticas, a las que se añaden las más recientes de cobrar un recargo por facturar el equipaje o por comprar el billete de avión con tarjeta de crédito, lo que no es reflejado por Ryanair en las ofertas de vuelos de su página web).

Sin embargo, ya el mero hecho de utilizar a los consumidores como escudo dice muy poco en favor de Ryanair y de su confiabilidad en cuanto prestador de servicios. Realmente se está utilizando a los consumidores como instrumento en esta guerra sorpresiva, al tiempo que se anuncia por parte de la aerolínea que devolverá el dinero a quienes compraron esos billetes. Sin embargo, Ryanair olvida que los consumidores tenemos derechos como pasajeros, tal y como le ha recordado la asociación de consumidores FACUA y que, más allá de la devolución del importe del billete, quienes lo compraron tendrían derecho, además, a indemnizaciones, ya que se trata de cancelaciones arbitrarias por parte del prestador del servicio, con independencia de a través de qué canal se comprara el billete de avión.

Efectivamente, hayas comprado donde hayas comprado el billete de avión, entre tú y la agencia de viajes online hay un contrato de mandato, por el que tú encargas a un tercero que vaya a la página de Ryanair y compre para ti el billete (igual que cuando vas a un gestor y le encargas que te gestione cualquier cosa), por lo que tu billete es perfectamente legal y esta práctica la ha venido aceptando durante años Ryanair sin poner ninguna pega.

Por tanto, si has comprado tu billete a través de alguna de estas agencias de viajes online a Ryanair, no has de preocuparte en absoluto, tu billete es perfectamente legal y Ryanair no puede cancelarlo sin devolverte el importe del billete e indemnizarte, tal y como ha recordado FACUA.

Otra cosa muy distinta es que Ryanair ponga entre sus condiciones futuras que el billete de avión deba ser comprado directamente desde su página web o a través de su teléfono de venta (por cierto, el teléfono es un 807, por lo que las tarifas por minuto están cercanas a 1€), en cuyo caso sí que estaría legitimado a cancelar los billetes de avión comprados fuera de esos canales, pero, hoy por hoy, no.

En cualquier caso, la guerra entre Ryanair y las agencias de viajes online está abierta. Tal vez la haya iniciado Ryanair para atraer las ventas directamente a su web o tal vez sea para evitar que los usuarios puedan ver que sus precios aparecen comparados con los de otras compañías de low cost a través de los resultados de búsqueda de las agencias de viajes online, lo que vendría a demostrar muchas veces que Ryanair no es la compañía low cost más barata.

Sea como fuere, se anuncian denuncias recíprocas entre Ryanair y las agencias de viajes online (Ryanair ya ha denunciado en España a Atrápalo), la Comisión Europea está a la expectativa, el Ministerio de Fomento empieza a recibir denuncias contra Ryanair y las asociaciones de consumidores también comienzan a interponer denuncias contra Ryanair por considerar que el mero anuncio de cancelar los billetes legalmente adquiridos es ya sancionable.

Obviamente, Ryanair está en todo su derecho a decidir cuáles son sus canales de venta, pero lo que no es admisible es que, saltándose los principios generales del Derecho relativos a la buena fe de los terceros, arremeta contra las agencias de viajes online utilizando como excusa a los consumidores, más aún cuando la posición de Ryanair desde un punto de vista comercial y de marca se ha forjado, precisamente, gracias a las agencias de viajes online y a la posibilidad que ofrecen con sus buscadores de comparar los precios entre cientos de compañías aéreas.

En cualquier caso, habrá que estar a la expectativa de lo que ocurre con el tema, pero los primeros efectos ya se han hecho sentir, ya que en los resultados de búsqueda de las agencias de viajes online ya no aparecen los vuelos de Ryanair, por lo que esta compañía aérea desaparece ya de estos buscadores de ofertas de vuelos, lo que significa, en la práctica, que ha dejado de existir para la mayoría de los viajeros que buscan comparar entre las distintas compañías aéreas ¿Realmente cree Ryanair que la gente va a dejar de comparar entre las distintas ofertas de vuelos y va a mirar los precios de sus vuelos sólo en su página web? Tú qué opinas.