Falleció un luchador por los Derechos Humanos

En el barrio Ponce, con familiares de desaparecidos.

El ex-Presidente Néstor Kirchner pasó a la inmortalidad. Su gestión será recordada por su labor por los derechos humanos entre otros muchos logros que indiscutiblemente la historia habrá de reconocerle.
Los médicos dirán que se murió de un paro cardiorrespiratorio, darán la explicación científica. Nosotros sabemos que no es así, se murió porque su cuerpo no resistió tanto entusiasmo, tanto empuje por transformar a la Argentina en un país digno, lejos de las vergonzantes "relaciones carnales".
Se murió porque cada día debía soportar la incomprensión de gran parte de la clase política, de derecha y de izquierda, comprensiblemente en los primeros, inexplicablemente en los otros.
Murió porque cada día debía dar batalla contra los monopolios que lo atacaron sin piedad, y lo seguirán haciendo, carentes como son del más mínimo límite moral.
Murió porque no era hombre de andar en chancletas, "reposando", presiento que solo descansaba un instante cuando le ganaba una batalla a la impunidad, a la dominación, a la oligarquía y a la estupidez humana de tanta tilinguería del medio pelo.
Su partida fue súbita, inesperada e inesperable. Desesperante.

Diego Cazorla Artieda - Secretario de la CPDH 

 

Acto en Corrientes

Escribinos (mencionando a qué nota se refiere tu comentario)